Kioto. Templos, Geishas y mucho más

Día 5 – Kioto sur

Kioto

Después de haber cogido por perezosos un tren que tardó una hora más de lo esperado en llevarnos el día anterior, no nos iba a pasar lo mismo con todas las maletas a rastras… Así que preguntamos por los servicios rápidos del JR y en hora y media estábamos ya en Kioto. Es muy importante que preguntéis por ellos, no tienen el mismo horario, se mezclan con los normales.

Daya Ryokan

Nuestro hotel en Kioto para los primeros días es un Ryokan que por fuera parece pequeño, pero por dentro tiene muchísimas habitaciones.

En el Ryokan hay todo tipo de huéspedes, en su mayoría jóvenes. Hay parejas como nosotros, algunos asiáticos y estudiantes que parecen estar de Erasmus. Tienen un solo ordenador en el descansillo entre escaleras y se turnan para hablar por skype con sus familias.

Le estoy cogiendo el gusto a esto de los futones, aunque todavía me levanto con el trasero dormido, terminas por acostumbrarte a dormir en el suelo.

Hoy vamos a ver un templo que nos gusta mucho y hay que estar pronto.

 

El Fushimi Inari

Es conocido por ser el templo de los zorros y las puertas Torii. El principal templo Sintoísta dedicado a Inari, la patrona de los negocios, aunque era la diosa del arroz muchos comerciantes donaron al templo numerosas puertas torii para pedir éxito para su negocio.

Entrada al Fushimi Inari Taisha

Al llegar nos encontramos con las guardianas del templo, siempre representadas por zorros y con cara de mala leche.

Aquí empieza el camino. Las puertas están alineadas una tras otra consiguiendo el efecto “pasillo” en medio de la montaña. El sendero es circular, sube a la montaña pasando por varios santuarios mas pequeños y menos importantes pero todos son diferentes. El camino es largo y elijas lo que elijas es de subida al principio :). Imaginaros como terminamos…

Mapa Fushimi Inari

Muchas inscripciones son nombres de empresas que querían suerte y mandaban construir puertas con sus nombres o sus mensajes de buena suerte y prosperidad.

Farolillos del recorrido en las puertas Torii
Visitar el templo de noche tiene su encanto, porque encienden estos farolillos por todo el recorrido y es mucho más “mágico”.

El tono de todo lo que hay en este templo, ese rojo tan fuerte y llamativo hace que todo lo que hay por aquí tenga un aire de majestuosidad. Se nota que algunas puertas están más viejas y se van decolorando, pero cuando estás dentro y ves esos pasillos de columnas rojas una detrás de otra la sensación es de estar en un lugar prohibido.

También fuimos preparados con un buen Bento (lo que viene a ser un tupper pero se lo curran mucho al prepararlo), aunque hemos descubierto que no nos gustan todos los vegetales que ponen con el arroz. Como podéis ver debajo, hay muchísimas cosas. Digamos que el 20% no sabíamos lo que era, y no nos hacía gracia el sabor. Una cosa que me ha dado mucha rabia de Japón es que la comida siempre tiene un sabor muy suave. Supongo que por eso la salsa de soja o el curry es la base para la mayoría de platos.

Es un buen paseo, hemos acabado agotados. Y además subiendo la montaña, pero se encuentran cosas tan geniales por el camino que no te das cuenta de la caminata hasta el día siguiente que es cuando las agujetas te dicen que te has pasado de listo.

Como la mayoría de templos aquí puedes venir a rezar, dejar tus bendiciones o pedir suerte tu mismo comprando una puerta o un zorro y escribiendo lo que quieras.

Peticiones en Fushimi Inari

Abajo en el santuario principal pudimos comprar unas cuantas cosas, encargos y algún que otro capricho. Y ver a los zorros que protegen el santuario. Que quitando dos que tenían la cara más amable, el resto todos daban un poco de miedo.

Regalos y encargos para tener suerte. ¡Me hice con el sello de mi nombre! Ahora podré firmar mis cartas con el sello ❤️

Regalos y recuerdos del Fushimi Inari

Templo Tōfuku-ji

Tiene un jardín zen increíble, donde no nos dejaron sacar fotos, pero en el jardín al aire si, tenía un puente de madera que cruzaba un pequeño valle, y un par de santuarios preciosos.

En este sitio conocimos a una pareja muy maja que nos hizo una foto genial con la Polaroid y les regalamos otra a ellos ;). Esta visita era mucho más tranquila, más a nuestro ritmo, con más tiempo y pudiendo parar a respirar donde queríamos porque había mucha menos gente que por la mañana en el Fushimi Inari.

Los Pukis tienen fotos en casi todos los sitios de visita, no podían faltar. De vuelta al hotel vimos un sitio para alquilar bicis y un par de restaurantes geniales así que mañana toca seguro.

Ude y sus camisetas de temática friki

Al salir del tren la Kioto Tower nos esperaba impactante, imponente, dándole un toque de luz a la noche tan oscura y señalando el cielo. Arriba tiene un restaurante y no creo que vayamos a subir. Preferimos subir a la torre de Tokyo cuando estemos allí.

Kioto Tower
¡Mañana mas!!

Y para que podáis leer en orden todo el viaje os dejo aquí el enlace del sexto día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s